PUNTAJES VS UAI URQUIZA

Agustin Gomez (5) El primer gol en la cancha parece màs responsabilidad suya de lo que realmente fue. Por TV se nota claramente que Previtali le cabecea la pelota antes que la pueda tomar con sus manos y le queda al rival. En el segundo lo fusilaron.

Luis Monge (3.5) En el primer tiempo intentò ir al ataque, pero le ganaron mucho la espalda. En la segunda mitad y con linea de 3 se uniò al desconcierto de un equipo

Rodrigo Alonso (3) Hace algunos partidos la pareja de central no da seguridad. Cada  pelota al àrea o cada pelotazo es una sensaciòn de peligro casi siempre. En cada pelota parada la defensa queda descolocada siempre.

Leonardo Gogna (3) Similar a Alonso. Cuando debutò le trajo orden a la defensa, ahora aparecen totalmente desdibujados.

Erik Jerez (4) En el primer tiempo pasò varias veces al ataque pero fueron pocas las chances en las que jugaron con el. En la segunda mitad tras el primer gol se fue reemplazado.

Federico Guerra (4.5) El esfuerzo es innegable, pero Guerra està para otra funciòn en la cancha y en la posiciòn que jugò ayer se requeria otro jugador con mejor manejo de pelota. Terminò pateando los corners.

Nicolas Previtali (3.5) Arrancò flojo pero en la segunda parte del primer tiempo con un par de quites empezò a aparecer en el partido. En el segundo tiempo, perdido como el resto, termina cometiendo un error que deja servido el primer gol de la UAI.

Nahuel Peralta (3) Entro en juego, pero nada resultò. Sin cambio de ritmo, tocò mucho el balòn pero casi siempre fue irresoluto. No termina pesando en el juego.

Diego Dorregaray (3) Fallò un gol increible en el comienzo. La posiciòn de extremo por derecha no lo favorece, termina luchando contra los rivales màs de lo que realmente juega. Queda muy lejos del arco y no genera el peligro que podrìa hacer yendo contra los centrales. En el segundo tiempo desapareciò.

Luciano Pons (3) Casi no entrò en juego. Los centrales rivales le ganaron casi siempre.

Diego Garcia (4.5) Siempre intenta, siempre la pide, pero la verdad ya no alcanza. Por màs que entre mucho en contacto no pesa en el juego, ni en forma colectiva ni en forma individual.