Y UN DIA… VOLVIÓ A GANAR ATLANTA

Era fundamental cortar la racha negativa, y se hizo con una victoria, justa desde el resultado y justificada en el juego con un equipo que mostró cosas de el inicio del torneo con cosas nuevas que ojalá sirvan para el futuro.

Una cosa es perder porque el rival fue mejor, haciendo las cosas lo mejor posible y otra es equivocarse encuentro tras encuentro. En este oportunidad se hizo casi todo lo que había que hacer para recuperarse. Cuando las cosas vienen mal, lo mejor que se puede hacer es ir a un esquema simple desde los táctico, donde los jugadores estén cómodos y conozcas desde siempre los movimientos del puesto. Se jugó con un 4-3-1-2 simple y efectivo que sacó lo mejor de varios jugadores.

La Clave estuvo en el medio, la lesion de Vega generó la vuelta de Previtali, sólo como volante central, y según todas las encuentas la gente lo votó como la figura de la cancha, por fin de entendió que no se podía seguir superponiendo jugadores y ponerlos porque si y Berscé definió que Alvarez juegue a la derecha en lugar de Monserrat, con la cancha de frente y donde se cansó de poner asistencias, a la izquierda, Ochoa Gimenez, cumpliendo en una función donde se siente más cómodo, donde siempre tiene con quien tocar, y Miranda suelto de engancha, definiendo él por donde moverse en la cancha y no encasillado en un sector del campo.

Desde ese medio, sumado a la presión que venía de Pedrozo y Martinez, con un equipo corto que volvió a tener a los laterales a la altura de la mitad de cancha con un Ochoa superlativo, Atlanta volvió a tener una presión alta, robando siempre en la salida del rival , siendo rápido en la resolución de las jugadas, aunque si como punto negativo hay que hablar de la falta de definición. Algo que mientras las situaciones estén es cuestión de trabajo y no como partidos anteriores donde el balón nunca llegaba a Martinez.

Hay errores que se repetieron, especialmente en la defensa a la hora de la pelota parada, que el rival tuvo sus chances pero las definió mal o donde el palo nos salvó. Berscé llegó a una situación límite y cambió para bien, el equipo se liberó con un esquema más clásico y con jugadores más adaptados a esas posiciones, Atlanta ganó y lo hizo bien, cortó la racha de derrotas y volvió a meterse en el reducido. Quedan dos partidos, depende que otros pierdan y ganar los dos para entrar a la Copa, ¿Se podrá?

El futbol es más simple de lo que a veces nos quieren mostrar, Atlanta hizo las cosas ordenadas, de forma lógica, le dio su impronta y ganó. Ojalá alcance para lograr el objetivo inicial de este año y clasificar a la Copa Argentina.